0
Liderazgo y cambio

Más allá del dolor atiende la mente, el alma y el corazón

By septiembre 23, 2018 No Comments

Además de la necesidad de servicio clínico que lleva a un paciente a tu oficina médica, hospital, laboratorio o centro de imágenes, es importante que como proveedor tomes en cuenta proveerle:

  • Cuidado emocional
    Asegura un ambiente afectivo, que evite que el paciente se altere más de lo que probablemente ya está. Puedes brindar un cuidado emocional adecuado a tu clientela, observando las siguientes recomendaciones:

    • Al llegar al trabajo enfócate en el escenario laboral y concéntrate.
    • Sé empático, pregúntate cómo le gustaría ser tratado en una situación similar y actúa desde tu respuesta.
    • Detente y piensa, antes de actuar.
    • Mira a las personas directamente a los ojos, cuando hables con ellas y muestra calidez en tu mirada.
    • Observa, estudia y evalúa tus acciones con objetividad, para que puedas mejorar.
    • Valida y respeta los sentimientos expresados o percibidos, de tus pacientes.
    • Provee información clara y precisa, en un lenguaje sencillo y amable.
    • Mantén un trato cordial con los compañeros de trabajo, evita discordias, reclamos y discusiones, especialmente frente a los pacientes.
  • Cuidado social
    El cuidado social implica satisfacer las necesidades que el paciente tenga, respecto al entorno. Entonces:

    • Sé facilitador, pregunta, escucha y observa, para que conozcas e identifiques las necesidades del paciente y su familia.
    • Busca alternativas para solucionar todas las situaciones o dificultades, en cada caso.
    • Trabaja en equipo, desarrolla una red de apoyo con tus compañeros inmediatos, así como los recursos de otros departamentos, empresas y agencias.
    • Brinda atención rápida, no dejes pasar tiempo innecesariamente.
  • Cuidado espiritual
    Obsequia esperanza. Puedes guiar, escuchar y estimular la autoreflexión y la expresión, en una gran variedad de contextos. No tiene que ver con religión o creencias particulares, sino con ofrecer a tus pacientes paz y estabilidad en medio de sus situaciones. Brindar cuidado espiritual es sencillo si te preparas.

    • Nútrete espiritual y emocionalmente.
    • Evita el síndrome de quemazón. O sea, pida ayuda si sientes que no puede más.
    • Sé empático con las familias y pacientes.
    • Conforta con tu sonrisa, mirada amable y actitud de respeto.
    • Sé accesible a preguntas y consultas. Recuerda que tu sabes las respuestas, pero el cliente no.
    • Sé tolerante a la diversidad.
    • Busca ayuda o apoyo si entiendes que las situaciones, rebasan tus límites.

Somos seres integrales, necesitamos que todas nuestras dimensiones sean igualmente atendidas.

Sandra Ivette Cruz, EdD, desarrolla eventos cuya base es el ejercicio del liderazgo educativo. El buen servicio al cliente, puede lograrse a través de este concepto. Comunícate con nosotros si interesas que te brindemos servicio de mentoría, seminarios o “workshops” para tu empresa.